LIMBO

El universo definido por el espacio dentro de la semiesfera formada por un línea horizontal de corte transversal a la altura de los ojos de una persona y el arco que forma la cabeza respecto de la misma, junto al rectángulo que se forma si trazamos una raya vertical sobre su perfil en el punto más elevado, con su altura dada por el radio de la semiesfera, donde la base del mismo es la trayectoria desde esa línea hasta la paralela que dibujan las hojas del libro. Este es el lugar donde lo tangible (nuestra mente) y lo intangible (un relato) conviven en un espacio sin reglas, donde solo el lector puede dictaminar lo que es real de lo que no y lo que está vivo de lo que está muerto. Allí es donde se hacen realidad las historias, cobran vida las palabras y donde se libran las verdaderas batallas literarias.Que comience el viaje hacia el limbo...

viernes, 21 de febrero de 2014

UNA MIRADA

Hubiera jurado conocerte un veintiuno de septiembre,
cuando tu cara floreció del otoño de un silencio eterno.
Tus primeras palabras me acariciaron el rostro
como una pluma susurrándome la divinidad de un roce
con la brisa de una mañana soleada
y la frescura del mar.
Nuestro primer beso fue como un día de verano
y ansioso de entregarme al calor de tus labios,
regocijante ante el sol radiante que emanaba tu sonrisa,
quería construir castillos de arena con tu figura.
Ahora que te tengo lejos, me pierdo en los atardeceres de playa
observando como el sol se rinde ante la tenaz fuerza de la noche
y no evito recordar el parpadeo de tus ojos,
brillantes como el día al abrirse,
oscuros al cerrarse.
Y a medida que ellos desaparecen ante el egoísmo de tus párpados,
espero un nuevo amanecer para recordar tu mirada.
Gracias a Dios,
los días de verano son más largos.