LIMBO

El universo definido por el espacio dentro de la semiesfera formada por un línea horizontal de corte transversal a la altura de los ojos de una persona y el arco que forma la cabeza respecto de la misma, junto al rectángulo que se forma si trazamos una raya vertical sobre su perfil en el punto más elevado, con su altura dada por el radio de la semiesfera, donde la base del mismo es la trayectoria desde esa línea hasta la paralela que dibujan las hojas del libro. Este es el lugar donde lo tangible (nuestra mente) y lo intangible (un relato) conviven en un espacio sin reglas, donde solo el lector puede dictaminar lo que es real de lo que no y lo que está vivo de lo que está muerto. Allí es donde se hacen realidad las historias, cobran vida las palabras y donde se libran las verdaderas batallas literarias.Que comience el viaje hacia el limbo...

martes, 25 de febrero de 2014

VOLAR

Observé un pájaro en el firmamento.
No lo miré con el ojo del admirador,
del admirador de lo imposible, de lo inalcanzable, de la utopía.
Observé su necesidad de volar, de cruzar mares, montañas,
de llegar más lejos que otros seres vivos.
No escapé del sentimiento mundano de la carencia,
carencia de libertad, de espacio, de tiempo.
Entonces al caminar sentí la arena en las plantas de mis pies
que me rechinaba en el cuerpo como un haz de vibraciones,
entonando notas en mi cuerpo,
deshaciéndose suavemente ente el roce de mis extremidades,
fundiéndose como dos amantes ante el calor de la pasión.
Comprendí así, que el ave no tendría nunca la libertad de sentir la arena
o el suave golpeteo del mar, como un canto de sirenas,
ni la sensación del agua llenándome la piel de esa vida, 
de esa energía que solo el mar puede entregar a un ser vivo.
Entendí finalmente, que lo que hace libre a esa ave no es la racionalización de su existencia.
Es solo sentir, dejarse llevar, no reconocer la libertad,
sino vivirla.
Entonces vuela, vuela lejos, vuela eternamente
mientras yo camino.